Ser un ganador ¿Cómo alcanzar el éxito?

¿Cómo ser un ganador? El camino del ganador es la búsqueda de la receta del éxito. ¿Receta?

Cada acción que realizamos determinará nuestro destino, hay que ser responsables sobre los aspectos de la vida que podemos controlar. Por más que no causen un impacto relevante, realizados en repetición si lo harán. ¿Qué, entonces, deberíamos tener en cuenta?

Hay que tener en cuenta que los hechos no provienen del azar, cada uno de los hechos en el mundo son por causas (causalidad). Cuando desconocemos estas causas las llamamos casualidad, o suerte.

La realidad es que las decisiones son tomadas a través de estímulos originados por nuestras creencias y entorno, estos estímulos provocan pensamientos. Dependiendo de la fuerza de estos pensamientos es que se crean las decisiones que tomamos.

Entonces, para ser un ganador hay que tomar decisiones y actuar como un ganador indefinidamente.

¿Qué es un ganador? El termino ganador se encuentra relacionado de forma muy directa con el éxito. Ser un ganador en la vida se trata de vencer y triunfar sobre las adversidades.

Dar con el éxito puede ser algo inevitable si adoptamos los patrones de ganador que funcionan indudablemente (como las fórmulas matemáticas). En el camino habrá que condicionar nuestra psique para sintonizar con esta frecuencia… Más cercana al éxito inevitable.

Cabe aclarar que el éxito real no es algo que se alcance, porque el éxito es algo constante. Entonces el éxito es una búsqueda constante, es ser ganador todo el tiempo posible.

 

La base del cambio

De acuerdo a psicología del éxito de Mario Luna, obra que recomiendo, un ganador es alguien que:

  1. sabe lo que quiere y por qué lo quiere.
  2. Tiene un plan.
  3. Va a por él.
  4. Disfruta del proceso.
  5. Deja al mundo mejor de cómo se lo encuentra.

Un ganador sabe lo que quiere, y es capaz de dejarlo todo para poder conseguirlo. Se desafía cada día y es capaz de mover montañas para llegar a dónde quiere llegar. Un ganador no se mueve sólo por motivación, sino porque tiene un propósito que cumplir. Sabe que nadie lo va a venir a rescatar. sabe que debe manipular todo lo que depende de él, en base a el tiempo y las causalidades. No se preocupa más de la cuenta por las cosas que no puede cambiar.

Entiende el juego de la vida. Diseña un plan para que esté trabaje en su beneficio. Un plan neto que haga que llegar a su visión sea completamente estimulante y ameno.

Intenta salir de la zona de Confort cada día. Porque un ganador se arriesga, va por el plan cueste lo que cueste. Valora los pequeños avances que para otras personas puede ser insignificante, el ganador se fija en esas diminitudes. No se deja desmotivar por las creencias dominantes de las masas que dictan que todo se basa en las posesiones materiales “Si no se puede tocar no existe”.

Comprende que la mejora continua es una de las técnicas más impactantes y eficientes sobre la sociedad moderna, es lo que hace que cada miga de progreso, que cada ladrillo se termine transformando en un castillo.

Tiene que cultivar un gran locus de control. Se trata de tener fe en uno mismo antes de que nadie lo haya hecho, aunque te crean ridículo. Se trata de comenzar a crear un orgullo que se base en lo que creas, y no en lo que te dan.

Es ético y comprende que todo lo que produce puede ser consumido por los demás y tendrá un impacto en el mundo, sea ambiental o cultural. Es egoísta en su propósito y para defender su trabajo, pero estos intereses benefician a los consumidores.

 

Aceptarte como eres, para cambiar

Tenemos que empezar por aceptar nuestras limitaciones y errores de una manera que nos beneficie. Sin aceptación no hay cambio; Lo que fuimos antes no importa de mucho, lo que vale es lo que estamos dispuestos a hacer.

Los que se quejan de todo lo que tienen son atrapados. Vos vas a hacer tu mejor esfuerzo para encontrar lo que tenés, y cultivar la diferencia.

No importa como viniste a este mundo. No importa si estas jodido. Es cuestión de empezar a arreglar cosas (una por una). De mejorar todo lo que haces día tras día teniendo la convicción de seguir hasta el final.

Si algo te frena y de repente te paras está bien, no es cuestión de presionarse más de la cuenta, tomate tu tiempo y una vez hecho, analizá el coste de oportunidad que tendrá tu decisión. Analizá que es lo que te está sucediendo, quizás tu mente intenta decirte algo. La cuestión es no paralizarse ante los miedos, no dejes que el miedo irracional te bloquee.

Aceptá que tu fuerza de voluntad es limitada. Es como un músculo y necesita de entrenamiento responsable y gradual.

Recordá que no sos una máquina, como humanos necesitamos descansos, los premios son muy recompensantes y ayudan a continuar con objetivos a largo plazo.

 

Controla tu destino o alguien mas lo hará por vos

Seamos dueños de nuestro destino y nuestras circunstancias. Cuando no estamos realizando nuestras propias metas es porque estamos contribuyendo a las de otros (consumiendo por defecto). No precisamente de esas personas que dejan al mundo mejor.

Me indigno cada vez que escucho a las personas decir cosas como «mejor me dejo llevar», «que sea lo que dios quiera». No existe lo bueno en el dejarse llevar, porque equivale a no comprender los motivos (o a ser poco sincero con uno mismo).

Dejarse llevar a menudo equivale a tomar decisiones irracionales que las grandes corporaciones aprovechan para introducir sus productos perjudiciales para la salud. Comiendo cosas y comprando productos que realmente no necesitamos a precios ridículos.

Todo esto del dejarse llevar y probar experiencias de todo tipo es un movimiento del romanticismo que al capitalismo le vino como anillo al dedo. Son cosas que suenan bien, como las canciones de amor, pero que en el fondo tienen un alto nivel de toxicidad.

Los instintos y mecanismos de recompensa innatos del homo sapiens son constantemente estudiados principalmente por la industria alimenticia y las empresas de tecnología para manipularnos. No tomar decisiones es dejarse manipular, nos convierte en consumidores pasivos.

Hay que estar alerta ante los sesgos cognitivos más populares de la actualidad: es que no tengo mucha plata, no tengo los contactos… Puede ser, pero de alguna manera se debe cambiar. HAY que conseguirlo. Pensá que si no haces nada, tu situación tiene mas posibilidades de empeorar. ¿No hay motivación? Se va a tener que hacer igual. Una vez que te interesaste las excusas se desvanecen (ley de inercia).

Tampoco vale “es que yo soy así” porque eso es confort y ego. Lo único que no cambia, es que todo cambia.

 

Difícil volver atrás

A medida que avances hacia tus metas, se acumulen tus motivos y tu plan se convierta en el de un agente secreto… Tu autopercepción crecerá. Volveremos el éxito una probabilidad inevitable.

Date solo 6 meses de mejora constante y sincera. Cuando mires atrás no reconocerás a tu viejo yo.

En VisionXploit admiramos mucho a las personas que aportan con su máximo potencial a la sociedad, logrando un mundo mejor.

Estas fueron algunas reflexiones que preparé en el trabajo hace unos meses, razones para que no nos controlen y seamos conscientes de que hay que tomar el volante de la vida. Es nuestra, hay que aprovecharla. Próximamente ampliaremos sobre estos temas.

Deja un comentario